Skip To The Main Content

Abscesos Cerebrales

¿Qué es un absceso cerebral?

Un absceso cerebral es una infección en el encé falo que se presenta encapsulada (confinada dentro de su propia área), que se encuentra en una o más áreas del encéfalo, y que puede afectar la función encefálica y de la mé dula espinal. Los abscesos cerebrales pueden producirse en todos los niños, pero son más comunes en los niños en edad escolar.

¿Cuáles son las causas de un absceso cerebral?

Las causas más comunes de un absceso cerebral incluyen los virus y las bacterias. Estos pueden ingresar al cuerpo e infectar al encéfalo de tres maneras diferentes, entre las que se incluyen las siguientes:

  1. La infección se disemina desde otra área infectada del cuerpo, lo que representa la mayoria de los casos de abscesos cerebrales.

  2. La infección se disemina a través del torrente sanguíneo desde la región pulmonar o torácica.

  3. Los gérmenes virales o bacterianos ingresan directamente al encéfalo a través de una herida abierta en la cabeza.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de un absceso cerebral se incluyen los siguientes:

  • cardiopatía congénita (presente al nacer)

  • meningitis

  • infecciones crónicas del oído medio y de los senos paranasales

  • infecciones dentales o maxilares

  • infecciones faciales o en el cuero cabelludo

  • lesión en la cabeza o fractura de cráneo

  • tracción - dispositivo médico que utiliza clavijas y tornillos que se colocan alrededor de la cabeza para mantener ésta y el cuello inmóviles. Se emplea en pacientes con fractura de cuello o para determinadas cirugías que requieren este tipo de inmovilización.

  • infecciones asociadas a la derivación (dispositivo que se utiliza para drenar las cantidades excesivas de líquido cefalorraquídeo)

¿Cuáles son los síntomas de un absceso cerebral?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de un absceso cerebral. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • en bebés y niños pequeños:

    • fiebre

    • fontanela abultada (punto blando localizado en la parte superior de la cabeza)

    • somnolencia o menos alerta de lo normal

    • aumento de la irritabilidad

    • llanto agudo

    • mala alimentación

    • vómitos explosivos

    • convulsiones

  • en niños de más edad:

    • fiebre

    • quejas de dolores de cabeza intensos

    • náuseas y vómitos

    • cambios en la personalidad o el comportamiento

    • cambios en el habla

    • problemas al caminar

    • mayor movimiento en los brazos o las piernas (espasticidad)

    • convulsiones

Los síntomas de un absceso cerebral pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un absceso cerebral?

El diagnóstico de un absceso cerebral se realiza luego de la presentación súbita o gradual de los signos y síntomas específicos y de los exá menes de diagnóstico. Durante el examen físico, el médico obtendrá los antecedentes médicos completos de su hijo. También puede preguntar si existen antecedentes familiares de cualquier problema médico. Se mide la circunferencia de la cabeza de su hijo y se la compara con una escala que determina los rangos normales y anormales. A medida que se desarrolla y aumenta, la infección puede presionar el encéfalo y provocar no só lo un aumento de la presión en el interior de la cabeza, sino también la aparición de síntomas en su hijo.

Entre los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse para confirmar la presencia de un absceso cerebral, se pueden incluir los siguientes:

  • análisis de sangre

  • radiografía  -  estudio de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los ó rganos internos en una placa radiográfica.

  • imágenes por resonancia magnética (IRM)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo. Es posible, además, que se administren agentes de contraste por vía endovenosa (IV) durante el procedimiento para facilitar la visualización del absceso.

  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.)  -  procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • exámenes de orina y de heces

  • cultivo de esputo  -  examen de diagnóstico que se realiza con las flemas expulsadas de los pulmones hacia la boca y que suele llevarse a cabo para determinar la presencia de una infección.

  • punción lumbar (punción raquídea)  -  se coloca una aguja especial en la región lumbar, en el interior del conducto raquídeo (región que rodea la médula espinal). Por medio de este procedimiento se puede medir la presión que existe en el conducto raquídeo y en el cerebro. También puede extraerse una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR, líquido que baña el cerebro y la médula espinal) y enviarla al laboratorio para comprobar la presencia de una infecció n o algún otro tipo de problema. Si la hinchazón o el desplazamiento del tejido cerebral fuese importante, quizás sea necesario posponer o cancelar la punción lumbar (debido a la posibilidad de que se desarrolle un hematoma cerebral).

Tratamiento para un absceso cerebral

El tratamiento específico para un absceso cerebral será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

La clave para tratar un absceso cerebral consiste en detectarlo y tratarlo a tiempo. Un niño con este trastorno requiere una hospitalización inmediata, una cirugía y una monitorización estricta.

El objetivo del tratamiento es reducir la presión en la cabeza y drenar la infección de manera adecuada. Se utilizan, además, medicamentos para controlar la infección, las convulsiones, la fiebre y, u otros trastornos que pudieran presentarse.

La magnitud del problema dependerá de la gravedad del absceso cerebral y de la presencia de problemas en otros aparatos y sistemas del cuerpo que podrían afectar al niño. En los casos más graves, es probable que deba utilizarse un respirador artificial para ayudar al niño a respirar más fácilmente.

Durante la recuperación, es posible que el niño deba someterse a fisioterapia, terapia ocupacional o del habla para poder recuperar su fuerza muscular y, o su capacidad de hablar.

Después de la hospitalización, el equipo del cuidado de la salud brinda a los familiares la información necesaria acerca de cómo cuidar al niño en el hogar y les describe los problemas clínicos específicos que requieren atención médica inmediata. Se debe tener en cuenta que un niño que padece un absceso cerebral necesita evaluaciones y exámenes médicos frecuentes después de la hospitalización.

FYH

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Click here to read our Community Newsletter

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More

inquicker-metrowestmedicalcenter-widget-230x200_2014_v1r1