Skip To The Main Content

Anemia Hemolítica

¿Qué es la anemia hemolítica?

La anemia hemolítica es un trastorno en el cual los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que la médula ósea puede producirlos. El término para la destrucción de los glóbulos rojos es "hemólisis". Existen dos tipos de anemia hemolítica:

  • Intrínseca  -  la destrucción de los glóbulos rojos se debe a un defecto en los mismos glóbulos rojos. Las anemias hemolíticas intrínsecas son a menudo hereditarias, como la anemia drepanocítica y la talasemia. Estos trastornos producen glóbulos rojos que no viven tanto como los normales.

  • Extrínseca  -  los glóbulos rojos se producen sanos pero más tarde son destruidos al quedar atrapados en el bazo o al ser destruidos por una infección o por fármacos que pueden afectar a los glóbulos rojos. A continuación se enumeran algunas de las causas de la anemia hemolítica extrínseca, también llamada anemia hemolítica autoinmune:

    • Las infecciones: la hepatitis, el citomegalovirus (CMV), el virus Epstein-Barr (su sigla en inglés es EBV), la fiebre tifoidea, la E. coli o los estreptococos

    • medicamentos, como la penicilina, los medicamentos antimalaria, las sulfamidas o el acetaminofén

    • La leucemia o el linfoma

    • Los trastornos autoinmunes, como el lupus sistémico eritematoso (lupus, o SLE en inglés), la artritis reumatoidea, el síndrome de Wiskott-Aldrich o la colitis ulcerosa

    • Diversos tumores

Algunos tipos de anemia hemolítica extrínseca son temporales y se curan luego de varios meses. Otros tipos pueden volverse crónicos con períodos de remisiones y recidivas.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia hemolítica?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la anemia hemolítica. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Palidez anormal o pérdida de color en la piel

  • Ictericia o color amarillento de la piel y los ojos

  • Orina de color oscuro

  • Fiebre

  • Debilidad

  • Mareos

  • Confusión

  • Intolerancia a la actividad física

  • Hepatomegalia y esplenomegalia

  • Aceleración de la frecuencia cardíaca (taquicardia)

  • Soplo cardíaco

Los síntomas de la anemia hemolítica pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la anemia hemolítica?

Se puede sospechar que el niño padece de anemia hemolítica a partir de los datos generales obtenidos de los antecedentes médicos y el examen físico completos de su hijo, y de signos como cansancio injustificado, palidez en la piel o los labios o latidos cardíacos acelerados (taquicardia). Además de un examen médico completo, el médico de su hijo puede solicitar los siguientes estudios de diagnóstico:

  • Análisis de sangre (para medir la cifra de hemoglobina y reticulocitos; es un examen que indica la cantidad de glóbulos rojos nuevos que se producen)

  • Análisis de sangre adicionales (para verificar el funcionamiento del hígado así como la presencia de ciertos anticuerpos)

  • Análisis de orina

  • Biopsia por aspiración y por punción de la médula ósea  -  un procedimiento que comprende la extracción de una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y, o de tejido sólido de la médula ósea (biopsia core o por punción), generalmente de los huesos de la cadera, para estudiar la cantidad, tamaño y madurez de los glóbulos y, o de las células anormales.

El tratamiento de la anemia hemolítica

El tratamiento específico de la anemia hemolítica será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • La gravedad de la anemia

  • La causa de la anemia

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas para la evolución de la anemia

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento de la anemia hemolítica diferirá según la causa de la enfermedad. El tratamiento puede incluir:

  • Transfusiones de sangre

  • Medicamentos con corticosteroides

  • Tratamiento con inmunoglobulina endovenosa (para reforzar el sistema inmune)

En los casos más severos, es posible que sean necesarios implementar los siguientes tratamientos, que normalmente requieren hospitalización:

  • Transfusión de intercambio (similar a una transfusión de sangre pero con un mayor suministro de sangre y la extracción de igual cantidad similar de sangre hemolizada del niño)

  • Extracción quirúrgica del bazo (usualmente reservado para los niños que no responden a otras terapias)

  • Terapia inmunodepresora

FYH

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Click here to read our Community Newsletter

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More

inquicker-metrowestmedicalcenter-widget-230x200_2014_v1r1