Skip To The Main Content

Encefalitis

¿Qué es la encefalitis?

Ilustración del sistema nervioso
Click Image to Enlarge

Encefalitis es un término que se utiliza para describir la inflamación del encéfalo, trastorno que afecta la funci ón encefálica y de la médula espinal. La inflamaci ón hace que el encéfalo se hinche, con lo que se producen modificaciones en el estado neurológico del paciente, entre las que se incluyen confusión mental y convulsiones.

¿Cuáles son las causas de la encefalitis?

La causa de la encefalitis depende de la estación del año, la zona geográfica y las condiciones a las que se expone el niño. Los principales causantes de este trastorno son los virus. Aunque las vacunas contra los diversos virus como por ejemplo, el del sarampi ón, las paperas, la rubéola o la varicela, han logrado disminuir considerablemente el índice de encefalitis debido a dichas enfermedades, existen otros virus que también pueden causarla. Entre ellos se incluyen el virus del herpes simplex y el de la rabia.

La encefalitis también puede producirse después de una infección por agentes portadores de enfermedades, como por ejemplo, las garrapatas (enfermedad de Lyme y fiebre de las Montañas Rocosas), los mosquitos (virus del Nilo Oriental y encefalitis de San Luis) o los gatos (toxoplasmosis y enfermedad por arañazo de gato).

¿Cuáles son los síntomas de la encefalitis?

La encefalitis suele ir precedida de una enfermedad viral como por ejemplo, una infección en las vías respiratorias superiores, o un problema gastrointestinal, como lo son la diarrea, las náuseas o los vómitos. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la encefalitis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor de cabeza (o abultamiento de las fontanelas, partes blandas en la cabeza del bebé)

  • sensibilidad a la luz

  • rigidez cervical

  • somnolencia o letargo

  • aumento de la irritabilidad

  • convulsiones

  • erupciones en la piel

  • dificultad para hablar y cambios en el habla

  • alteraciones en el estado de alerta, confusión o alucinaciones

  • pérdida de energía

  • pérdida de apetito

  • paso inestable

  • náusea y el vomitar

Los síntomas de la encefalitis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una encefalitis?

El diagnóstico de encefalitis se realiza luego de la presentación súbita o gradual de signos y síntomas específicos y de los exámenes de diagnóstico. Durante el examen, el médico de su hijo obtiene los antecedentes mé dicos completos del niño, donde se detallan las vacunas que recibi ó. El médico también puede preguntarle si su hijo ha sufrido recientemente un resfrío u otras enfermedades respiratorias o problemas gastrointestinales, si ha sufrido una picadura reciente de garrapata, si ha estado en contacto con animales domésticos o de otra clase y si ha viajado a determinadas zonas geográficas del país.

Entre los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse para confirmar la encefalitis, se pueden incluir los siguientes:

  • radiografía  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para producir imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.

  • imágenes por resonancia magnética (IRM)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.)  -  procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestra más detalles que las radiografías generales.

  • análisis de sangre

  • exámenes de orina y de heces

  • cultivo de esputo  -  examen de diagnóstico que se realiza con las flemas expulsadas de los pulmones hacia la boca. El cultivo de esputo suele realizarse para determinar la presencia de una infección.

  • electroencefalograma (EEG)  -  procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del cerebro mediante electrodos que se adhieren al cuero cabelludo.

  • punción lumbar (punción raquídea)  -  se coloca una aguja especial en la región lumbar, en el interior del conducto raquídeo (región que rodea la médula espinal). Por medio de este procedimiento se puede medir la presión que existe en el canal raquídeo y en el cerebro. También puede extraerse una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR, líquido que baña el cerebro y la médula espinal de su hijo) y enviarla al laboratorio para comprobar si existe una infección o algún otro tipo de problema.

  • biopsia cerebral  -  en casos poco frecuentes se puede tomar una biopsia de los tejidos cerebrales afectados con fines diagnósticos.

Tratamiento para la encefalitis

El tratamiento específico para la encefalitis será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

La clave para tratar la encefalitis consiste en detectarla y tratarla a tiempo. Un niño con este trastorno requiere hospitalización inmediata y monitorización estricta.

El objetivo del tratamiento es reducir la hinchazón en la cabeza y prevenir otras complicaciones relacionadas. Se pueden utilizar, además, medicamentos para controlar la infección, las convulsiones, la fiebre y, u otros trastornos que pudieran presentarse.

La magnitud del problema dependerá de la gravedad de la encefalitis y de la presencia de problemas en otros aparatos y sistemas del cuerpo que podrían afectar al niño. En los casos más graves, es probable que deba utilizarse un respirador artificial para ayudar al niño a respirar más fácilmente.

Durante la recuperación, es posible que el niño deba someterse a fisioterapia, terapia ocupacional o del habla para poder recuperar su fuerza muscular y, o su capacidad de hablar.

Después de la hospitalización, el equipo del cuidado de la salud brinda a los familiares la información necesaria acerca de cómo cuidar al niño en el hogar y les describe los problemas clínicos específicos que requieren atención médica inmediata. Se debe tener en cuenta que un niño que padece encefalitis necesita evaluaciones y exámenes médicos frecuentes después de la hospitalización.

FYH

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Click here to read our Community Newsletter

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More

inquicker-metrowestmedicalcenter-widget-230x200_2014_v1r1