Skip To The Main Content

Enterocolitis Necrotizante

¿Qué es la enterocolitis necrotizante?

La enterocolitis necrotizante (NEC) es una enfermedad intestinal grave que se presenta en bebés.

  • "necrotizante" significa daño y muerte de células

  • "entero" se refiere al intestino

  • "colitis" implica inflamación del colon (porción terminal del intestino)

Aunque la enterocolitis necrotizante (su sigla en inglés es NEC) puede desarrollarse en recién nacidos de bajo riesgo, en la mayoría de los casos se desarrolla en los prematuros. La NEC es más común en bebés que pesan menos de 1500 gramos (3 libras y 5 onzas).

¿Cuáles son las causas de la enterocolitis necrotizante?

Aún no se conocen con exactitud las causas de la enterocolitis necrotizante. Se piensa que los tejidos intestinales resultan, en cierto modo, debilitados debido a la escasa cantidad de oxígeno o flujo sanguíneo. Cuando los alimentos que se ingieren se desplazan por la región debilitada del tracto intestinal, las bacterias en ellos pueden dañar los tejidos intestinales. Es posible que este daño sea grave y los tejidos mueran, lo cual puede hacer que se forme una orificio en el intestino. y provocar una infección abdominal grave.

¿A quiénes afecta la enterocolitis necrotizante?

  • Los prematuros tienen aparatos y sistemas del cuerpo menos maduros que los que nacen a término. Como consecuencia, es posible que tengan dificultades con la circulación sanguínea y de oxígeno, la digestión y las defensas contra las infecciones, de modo que las posibilidades de desarrollar NEC son mayores.

  • Los bebés de alto riesgo, especialmente los prematuros, que ingieren leche por vía oral o alimentación por sonda presentan un riesgo mayor de desarrollar enterocolitis necrotizante. Esta enfermedad es poco frecuente en bebés que no recibieron alimentación.

  • Los bebés que nacen por partos difíciles o con niveles bajos de oxígeno corren mayor riesgo de desarrollar NEC. Cuando la cantidad de oxígeno es demasiado pequeña, el cuerpo envía la mayor parte de él y de sangre hacia los órganos esenciales y no tanto al tracto intestinal. Como consecuencia, se produce una disminución de nivel de oxígeno en la circulación gastrointestinal.

  • Los bebés con escasa cantidad de glóbulos rojos en la circulación también corren un riesgo mayor de desarrollar enterocolitis necrotizante. Esto hace que la sangre se espese y el transporte de oxígeno sea más difícil.

  • Los bebés con infecciones gastrointestinales presentan un riesgo mayor de desarrollar NEC.

¿Por qué es la enterocolitis necrotizante una preocupación?

El daño a los tejidos intestinales puede ocasionar la perforación (un orificio) de los intestinos. y permitir que las bacterias que normalmente se encuentran en el tracto intestinal se filtren al abdomen y provoquen una infección. Es posible que el daño se produzca sólo en una porción pequeña del intestino o que comprometa grandes porciones. La evolución de la enfermedad puede ser muy rápida. La infección intestinal puede ser abrumadora para un bebé y, aun bajo tratamiento, pueden surgir complicaciones graves. Entre los problemas originados por la enterocolitis necrotizante se pueden incluir los siguientes:

  • perforación (orificio) intestinal

  • cicatrización o estenosis (estrechamiento) del intestino

  • problemas con la absorción de los alimentos cuando se extirpan grandes porciones de intestino

  • infección grave y abrumadora

¿Cuáles son los síntomas de la enterocolitis necrotizante?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enterocolitis necrotizante. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Generalmente, los síntomas se desarrollan durante las 2 primeras semanas y pueden incluir los siguientes:

  • distensión abdominal (pesadez o hinchazón)

  • permanencia de los alimentos en el estómago

  • líquido del color de la bilis (verde) en el estómago

  • deposiciones con sangre

  • signos de infección como por ejemplo, apnea (suspensión de la respiración), frecuencia cardíaca baja, letargo (fatiga)

Los síntomas de la enterocolitis necrotizante pueden parecerse a los de otros trastornos digestivos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enterocolitis necrotizante?

La NEC se diagnostica revisando al bebé para verificar los signos mencionados anteriormente. Una radiografía de abdomen puede mostrar una apariencia de efervescencia en el intestino y signos de aire o gas en las venas grandes del hígado. El aire también puede encontrarse en el abdomen, fuera de los intestinos. Otro método consiste en insertar una aguja en la cavidad abdominal. La extracción de líquido intestinal del abdomen es frecuentemente un signo de perforación intestinal.

Tratamiento para la enterocolitis necrotizante

El tratamiento específico para la enterocolitis necrotizante será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • suspensión de alimentos

  • sonda nasogástrica (su sigla en inglés es NG), desde la nariz al estómago, para mantener el estómago vacío

  • líquidos por vía endovenosa (IV) para nutrición y reposición de líquido

  • antibióticos para la infección

  • radiografías frecuentes para monitorear la evolución de la enfermedad

  • oxígeno adicional o asistencia respiratoria mecánica, si la hinchazón del abdomen es tal que interfiere con la respiración

  • procedimientos de aislamiento (como por ejemplo, batas y guantes de protección) para evitar la diseminación de la infección

Los casos graves de enterocolitis necrotizante pueden requerir:

  • intervención quirúrgica para extirpar la parte afectada del intestino.

  • conexión de una porción del intestino a una ostomía (abertura en la pared abdominal).

Prevención de la enterocolitis necrotizante

Dado que no se conocen con exactitud las causas de la enterocolitis necrotizante, suele ser difícil prevenirla. Se ha demostrado que la leche materna (en lugar de una de fórmula) puede reducir la incidencia de esta enfermedad. Además, se recomienda comenzar a alimentar al bebé cuando se estabiliza e incrementar las cantidades de alimento paulatinamente.

mammogram

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Learn More

vip-program

Become a VIP (Very Important Patient) and get free access to a trained Personal Health Guide.

Learn More

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More