Skip To The Main Content

Prostatitis

¿Qué es la prostatitis?

Prostatitis es uno de los diversos trastornos benignos (no cancerosos) inflamatorios de la glándula prostática. La prostatitis aguda se desarrolla en forma repentina y presenta síntomas intensos y severos. La prostatitis crónica se desarrolla gradualmente, suele ser recurrente y la infección se extiende durante largos períodos de tiempo. La prostatitis crónica suele ser difícil de tratar.

¿A quiénes afecta la prostatitis?

Según el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, NIDDK), organismo que integra los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health, NIH) la prostatitis es la causa de aproximadamente el 25 por ciento de las consultas médicas de los hombres jóvenes y de edad mediana con problemas relacionados con los sistemas genitales y urinarios. La prostatitis es el problema más común de la próstata que se presenta en hombres de menos de 50 años de edad. Algunas estadísticas indican que al menos la mitad de todos los hombres, en cierto momento de sus vidas, desarrollarán síntomas de prostatitis.

La prostatitis y demás problemas prostáticos suelen ser tratados por un urólogo, médico que se especializa en el tratamiento de trastornos relacionados con el tracto urinario en ambos sexos y trastornos relacionados con el tracto urinario del sistema reproductivo masculino.

¿Cuáles son los diferentes tipos de prostatitis?

El Centro de Distribución Nacional de Información de las Enfermedades Urológicas y del Riñón (National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse), un servicio de los NIDDK, clasifica a la prostatitis en las siguientes categorías:

  • prostatitis bacteriana aguda
    A pesar de ser el tipo de prostatitis menos común, la prostatitis bacteriana aguda se presenta en hombres de cualquier edad, se inicia de manera repentina y presenta síntomas severos. Es importante iniciar el tratamiento de inmediato ya que el trastorno se diagnostica fácilmente. Los hombres pueden tener dificultad para orinar y sentir un dolor muy intenso al hacerlo. Otros síntomas de la prostatitis bacteriana aguda incluyen fiebre, escalofríos, dolor en la región inferior de la espalda, dolor en la zona genital (entre las piernas), frecuencia urinaria, ardor al orinar y/o urgencia de orinar durante la noche, junto con dolores y malestar en todo el cuerpo.

  • prostatitis bacteriana crónica
    A pesar de ser un trastorno bastante raro, la prostatitis bacteriana crónica es una infección recurrente de la glándula prostática difícil de tratar. Los síntomas de la infección suelen ser similares a los síntomas de la prostatitis bacteriana aguda, pero menos intensos. Sin embargo, los síntomas de la prostatitis bacteriana crónica generalmente se extienden durante un tiempo más prolongado y no presentan fiebre, al contrario de lo que sucede en caso de una infección aguda.

  • prostatitis crónica (también denominada síndrome del dolor pélvico crónico)
    La prostatitis crónica o síndrome de dolor pélvico crónico es probablemente la forma de prostatitis más confusa, pero la forma más común de la enfermedad. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer sin ningún indicio. La infección se puede considerar inflamatoria, en la que la orina, el semen y las demás secreciones no contienen un organismo infectado conocido, pero sí contienen células que combaten las infecciones; o bien, la infección se puede considerar no inflamatoria, en la que no se manifiestan inflamación ni células que combaten las infecciones.

  • prostatitis inflamatoria asintomática
    La prostatitis inflamatoria asintomática se puede diagnosticar cuando se detectan células que combaten la infección, pero no se presentan síntomas comunes de la prostatitis, tales como dificultad al orinar, fiebre, y dolor en la región inferior de la espalda y la pelvis. El diagnóstico de la prostatitis inflamatoria asintomática se realiza generalmente durante un examen para detectar otros trastornos, tales como la infertilidad o el cáncer de próstata.

¿Cuáles son las causas de la prostatitis?

La prostatitis es una infección que se suele desarrollar a partir del ingreso de una bacteria a los conductos prostáticos desde el recto y, o como resultado del retroceso de la orina infectada.

La prostatitis no es una enfermedad contagiosa y no se considera una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, puede estar ocasionada por diversas enfermedades de transmisión sexual.

¿Quiénes corren riesgo de padecer prostatitis?

Aunque todos los hombres pueden desarrollar prostatitis a cualquier edad, ciertos trastornos suponen un riesgo mayor de desarrollar esta enfermedad, entre los que se incluyen:

  • infección reciente en la vejiga, el tracto urinario o en cualquier otra parte del cuerpo

  • lesión o traumatismo del perineo (zona entre el escroto y el ano)

  • anomalía en el tracto urinario

  • próstata agrandada

  • relaciones sexuales anales

  • procedimiento reciente que implique la inserción de un catéter urinario o cistoscopio

¿Cuáles son los síntomas de la prostatitis?

A continuación se enumeran los síntomas generales más comunes de la prostatitis. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • frecuencia y, o urgencia urinaria

  • ardor o sensación punzante al orinar

  • dolor al orinar

  • volumen de flujo de orina reducido

  • dolor y, o presión en el recto

  • fiebre y escalofríos (suelen manifestarse sólo con una infección aguda)

  • dolor en la región inferior de la espalda y, o la pelvis

  • segregación de flujo a través de la uretra al evacuar

  • disfunción sexual y, o pérdida de la libido (deseo sexual)

  • sensación pulsante en el recto y, o la zona genital

Los síntomas de la prostatitis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la prostatitis?

El tratamiento más eficaz para la prostatitis depende fundamentalmente de un diagnóstico preciso. Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la prostatitis pueden incluir los siguientes:

  • cultivo de orina, incluyendo recolección de muestra de orina de triple micción (También llamado método de recolección de orina de tres frascos.)  -  este procedimiento, que se suele utilizar junto con el masaje de próstata, consiste en recolectar y evaluar el líquido prostático y la orina con la finalidad de detectar la presencia de glóbulos blancos y bacterias.

  • examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE)  -  procedimiento en el cual el médico introduce en el recto un dedo enguantado para examinar el recto y la glándula prostática con el fin de detectar señales de cáncer.

  • cultivo de semen

  • masaje prostático (También llamado masaje.)  -  procedimiento mediante el cual se recolecta líquido prostático para ser examinado. A través de este procedimiento, que se suele realizar durante un examen rectal digital (DRE), el médico "masajea" la glándula prostática con la finalidad de drenar líquido a la uretra. Luego, se realiza el examen microscópico del líquido para detectar la presencia de inflamación y, o infección.

  • cistoscopia (También llamada cistouretroscopia.)  -  examen en el cual un tubo flexible con un dispositivo visualizador se introduce a través de la uretra para examinar la vejiga y el tracto urinario e investigar anomalías estructurales u obstrucciones, como los tumores o cálculos.

Tratamiento de la prostatitis:

El tratamiento específico para la prostatitis será determinado por su médico de acuerdo con:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

Según la Fundación Estadounidense para Enfermedades Urológicas (American Foundation for Urologic Disease) el tratamiento puede incluir:

  • prostatitis bacteriana aguda
    El tratamiento de la prostatitis bacteriana aguda suele consistir en la administración de medicación antimicrobiana durante varios días, hasta dos semanas. El tratamiento suele ser eficaz para este tipo de infección prostática, pero para ello se debe tomar la medicación completa para prevenir el desarrollo de una bacteria resistente al antibiótico aun cuando no se presenten síntomas. Los analgésicos (medicamentos que calman el olor) también se pueden recetar según sea necesario y se les puede recomendar a los pacientes que beban una mayor cantidad de líquido. En los casos más severos puede ser necesaria la hospitalización.

  • prostatitis bacteriana crónica
    El tratamiento de la prostatitis bacteriana crónica generalmente consiste en la administración de medicamentos antimicrobianos durante cuatro a doce semanas. Este tipo de prostatitis es difícil de tratar y puede ser recurrente. Si la infección no responde a la medicación antimicrobiana, es posible que se recete medicación antimicrobiana en bajas dosis durante un período de tiempo prolongado. Quizá sea necesario recurrir a la cirugía.

Siempre consulte a su médico para obtener más información sobre el tratamiento de la prostatitis.

FYH

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Click here to read our Community Newsletter

vip-program

Become a VIP (Very Important Patient) and get free access to a trained Personal Health Guide.

Learn More

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More