Skip To The Main Content

Síndrome Maníaco Depresivo, Trastorno Bipolar

¿Qué es el síndrome maníaco depresivo?

El síndrome maníaco depresivo, denominado también trastorno bipolar, se clasifica como un tipo de trastorno afectivo (o trastorno del estado de ánimo) que excede los altibajos normales, convirtiéndose en un serio trastorno clínico y una importante preocupación relacionada con la salud en este país. El síndrome maníaco depresivo se caracteriza por episodios periódicos de gran júbilo y felicidad, ánimo eufórico o irritabilidad (también llamados fase maníaca) a los que se contraponen episodios periódicos de síntomas depresivos clásicos.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta el cuerpo, el estado de ánimo y los pensamientos del adolescente. Puede afectar y alterar los patrones de alimentación, sueño y pensamiento. No es lo mismo que sentir tristeza o estar decaído, ni tampoco es indicio de debilidad personal, ni constituye un estado que pueda disiparse o modificarse a voluntad. Los adolescentes que sufren una enfermedad depresiva no pueden simplemente "recobrar el ánimo" y reponerse. A menudo es necesario realizar un tratamiento que incluso suele ser decisivo para la recuperación.

Existen tres tipos de depresión que pueden clasificarse en tres categorías principales:

  • depresión grave (depresión clínica)

  • trastorno bipolar (síndrome maníaco depresivo)

  • trastorno distímico (distimia)

¿A quiénes afecta el síndrome maníaco depresivo?

Por año, más de 5,7 millones de estadounidenses adultos mayores de 18 años padecen esta enfermedad. Entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes adultos que sufren de trastorno bipolar declaran haber tenido su primer episodio maníaco antes de los 20 años. Cuando los síntomas aparecen antes de los 12 años, a menudo se los confunde con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), un síndrome que generalmente se caracteriza por dificultades serias y persistentes que producen falta de atención o concentración, impulsividad e hiperactividad.

El síndrome maníaco depresivo afecta por igual a hombres y mujeres (aunque las mujeres son más propensas a la depresión que a la manía) y comienza a menudo en la adolescencia o juventud. Se ha mejorado la detección del síndrome maníaco depresivo en los niños pequeños, aunque continúa siendo difícil diagnosticarlo.

El síndrome maníaco depresivo suele manifestarse en miembros de una misma familia y se cree que, en algunos casos, se trata de una enfermedad hereditaria. Los antecedentes familiares de abuso de drogas también aumentan el riesgo de desarrollar este síndrome. Los investigadores continúan intentando identificar uno o más genes que puedan ser responsables de este trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome maníaco depresivo?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del síndrome maníaco depresivo. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente.

Los síntomas depresivos pueden incluir:

  • sentimientos persistentes de tristeza

  • sentimiento de desesperanza o desamparo

  • baja autoestima

  • sensación de ineptitud

  • culpa excesiva

  • deseos de morir

  • pérdida de interés en actividades habituales o actividades que antes se disfrutaban

  • dificultad en las relaciones

  • alteraciones del sueño (por ejemplo, insomnio, hipersomnia)

  • cambios en el apetito o el peso

  • disminución de la energía

  • dificultad para concentrarse

  • disminución de la capacidad para tomar decisiones

  • pensamientos suicidas o intentos de suicidio

  • molestias físicas frecuentes (por ejemplo, dolor de cabeza, dolor de estómago, fatiga)

  • intentos o amenazas de escaparse del hogar

  • hipersensibilidad ante el fracaso o el rechazo

  • irritabilidad, hostilidad, agresión

Los síntomas maníacos pueden incluir:

  • autoestima exagerada

  • menor necesidad de descanso y sueño

  • mayor distracción e irritabilidad

  • excesiva participación en actividades placenteras y de alto riesgo que pueden provocar consecuencias dolorosas, por ejemplo, conducta provocativa, destructiva o antisocial (promiscuidad sexual, manejar sin precaución, gasto excesivo de dinero, abuso de alcohol y, o drogas)

  • aumento de la locuacidad (por ejemplo, aumento en la velocidad del habla, cambios rápidos de tema, intolerancia a las interrupciones)

  • sentimientos de "excitación" o de euforia

  • marcados cambios de estado de ánimo, por ejemplo, el sentirse inusitadamente feliz o tonto, extrañamente enojado, agitado o agresivo

  • mayor deseo sexual

  • mayor nivel de energía

  • escaso sentido común en personas sensatas

En la fase maníaca, algunos adolescentes experimentan síntomas psicóticos que incluyen alucinaciones y, o delirios.

Para diagnosticar el síndrome maníaco depresivo, la persona debe mostrar síntomas de manía y de depresión en diversos grados, según la gravedad del trastorno. Los síntomas del síndrome maníaco depresivo, en especial en un adolescente, pueden parecerse a los de otros problemas (por ejemplo, abuso de drogas, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, delincuencia). Siempre consulte al médico de su hijo adolescente para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome maníaco depresivo?

Recurrir al diagnóstico y tratamiento temprano es crucial para la recuperación. A menudo, el diagnóstico se hace después de que un psiquiatra u otro profesional de la salud mental ha realizado un examen psiquiátrico y registrado los antecedentes médicos de manera minuciosa.

Tratamiento para el síndrome maníaco depresivo

El tratamiento específico para el síndrome maníaco depresivo será determinado por el médico de su hijo adolescente basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de los síntomas de su hijo

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

Los trastornos del estado de ánimo, entre los que se incluye el síndrome maníaco depresivo, con frecuencia pueden tratarse de manera eficaz. El tratamiento siempre se debe basar en una evaluación integral del adolescente y de la familia. El tratamiento puede incluir (solo o en combinación):

  • medicamentos (es decir, medicamentos que estabilicen los estados de ánimo, como el litio, el ácido valproico, la carbamacepina o los antidepresivos)

  • psicoterapia (generalmente terapia cognitiva conductual, de apoyo, psicoeducativa o interpersonal)

  • terapia familiar

  • consulta con la escuela del adolescente

Los padres tienen un rol vital de apoyo en cualquier proceso de tratamiento.

Un adecuado reconocimiento de los cambios extremos y variados del estado de ánimo asociados con el síndrome maníaco depresivo es fundamental para determinar un tratamiento eficaz y evitar las potenciales y dolorosas consecuencias de una conducta maníaca imprudente.

En la mayoría de los casos, es necesario un tratamiento preventivo a largo plazo para estabilizar los altibajos del estado de ánimo característicos de esta enfermedad.

FYH

MetroWest Medical Center provides advanced medicine and personalized care, right here in your community.

Click here to read our Community Newsletter

vip-program

Become a VIP (Very Important Patient) and get free access to a trained Personal Health Guide.

Learn More

heartvascular

The Center for Heart & Vascular Services. At the forefront of heart and vascular disease for more than 25 years.

Learn More